el control de las aves

El control de las aves insectívoras que nos ayudan

El control de las aves que está establecido por diferentes organizaciones ecologistas está lanzando avisos de alarma. Hay muchas aves en las ciudades, de diferentes especies, que pueden resultar molestas e incluso conformar plagas, pero otras de hecho, bien gestionadas nos ayudan en el control biológico de plagas.

La ayuda de estas aves en el control de plagas

El control biológico de las plagas es una acción determinada dentro de una estrategia de control de plagas que suele caracterizarse por el uso de un depredador natural, siguiendo las relaciones biológicas de los ecosistemas, para gestionar, controlar o eliminar la población de una especie determianada.

Ya hemos hablado aquí de los beneficios del control de la aves para eliminar plagas molestas. Uno de los ejemplos tradicionales que han ido incrementando la demanda ha sido por ejemplo el servicio de cetrería. El uso de aguilas y halcones para acabar con aves que pueden suponer una plaga, como las palomas o las cotorras en el centro de las ciudades o zonas verdes, o el de ahuyentar aves en edificaciones claves para el ser humano como los aeropuertos son ejemplos característicos.

Hay que recordar que tanto las palomas como las cotorras son vectores de enfermedades y, en gran cantidad, generan problemas de salud para los ciudadanos. Por ello, hay razones suficientes para un control de las aves adecuado y eficaz.

Las aves insectívoras que no conoces

Apus apus, Hirundo rustica o Delichon urbicum… Usted puede que no los conozca por esos nombres pero le ayudan en su día a día. Estos nombres raros pertenecen al vencejo, la golondrina y el avión, respectivamente. Tres especies de aves urbanas que se alimentan de insectos.

La dieta que siguen es la clave para que podamos controlar, con ayuda de estas aves, plagas molestas y dañinas para el ser humano. Sobre todo por su fuerte presencia en las ciudades.

Las moscas y los mosquitos son los alimentos preferidos por el avion común. Las golondrinas prefieren insectos como chinches o escarabajos, y el vencejo tiene predilección por infinidad de insectos.

Por ello, la capacidad que tienen estas tres aves para controlar biológicamente una plaga de insectos está fuera de toda duda. De hecho, son tan importantes que están catalogadas dentro del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, otorgándo a las administraciones locales y provinciales la protección de sus nidos y zonas de cría.

Las amenazas contra estas aves

Estas aves, como muchas otras especies, se está viendo amenazada y su decrecimiento en los últimos años se está haciendo evidente. Tanto es así que las organizaciones ecologistas están lanzando diversas campañas para concienciar a la población y proteger estas aves.

Las principales amenazas son la acción humana (como no) por la modificación de los edificios donde muchas anidan, cerrando huecos, alisando las paredes, etc. Otra es el cambio climático cuya realidad está modificando las migraciones haciendo que las especies no encuentren zonas climáticas adecuadas para su desarrollo.

Por último y no menos importante estaría el uso de plaguicidas de forma masiva que acaban con los insectos que son la base de su alimentación y reducen su capacidad reproductiva ya baja por los factores anteriores.